0

Historia de Villafranca de los Barros 1

Publicado por el .

En 1983 D. Manuel Garrido Santiago suma páginas de la historia, con su estudio sobre “Arquitectura religiosa del siglo XVI en Tierra de Barros”, con importantes referencias sobre el arte e historia de Villafranca de los Barros.

Años más tarde se localizan los restos de un asentamiento romano, descubierto y estudiado por D. Alonso Rodríguez Díaz. Es probable que este núcleo se corresponda con Perceiana, «mansio» situada entre contributivo y Emerita Augusta, según las fuentes.

Se conserva un tramo de la calzada romana. Este primitivo emplazamiento fue abandonado para reaparecer en el lugar que ocupa en la actualidad.

Prehistoria

En su término municipal y en estrecha relación con su potencial agropecuario, se localiza una amplia serie de asentamientos y vestigios arqueológicos que evidencian una ocupación casi ininterrumpida de esta zona desde la Prehistoria hasta nuestros días. Los restos más antiguos encontrados remiten a los momentos finales de la Edad del Cobre o Calcolítico (1800 a. C. aproximadamente). Estos corresponden a un pequeño poblado en llano situado en el paraje de los Cortinales, justo en el lugar donde hoy se encuentran los depósitos de agua que abastecen a la población.

A pesar de la destrucción parcial del yacimiento, en los años 1984 y 1985 se realizaron sendas campañas de excavación arqueológica, dirigida por la Dra. Dña. Milagros Gil-Mascarell Boscá y Alonso Rodríguez Díaz, ambos del Departamento de Prehistoria y Arqueología de la Universidad de Extremadura, que revelaron la presencia de un buen número de estructuras subterráneas o semisubterráneas, que fueron excavadas en el caleño (sustrato calizo de la zona). Los resultados de dichas excavaciones pueden resumirse en la aparición de una serie de fosas excavadas en un suelo de tipo calizo muy compacto, cuya función es muy difícil de precisar todavía. Sin embargo, según los citados arqueólogos, algunas de estas fosas pudieron estar destinadas viviendas y otras a lugares de almacenamiento de granos, silos, según las formas conservadas. Las primeras son de planta circular u oval y de escasa profundidad.

Sobre ellas iría una cubierta vegetal de la que tan sólo se han conservado trozos de barro con huellas de Ramajo. Por su parte, los posibles silos muestran perfiles acampanados y su profundidad es mayor. Los materiales cerámicos aparecidos en estas fosas son muy parecidos a los de “La Pijotilla” (Badajoz), y nos remiten a una etapa final del Calcolítico, aproximadamente entre 2000 y 1800 antes de Cristo.

Más información- Villafranca de los Barros

Fuente- Villafranca de los Barros

Te puede interesar

Escribe un comentario